Saltar a continguts

EC Pla de l'Estany

Navegació

Menú principal

LA NOSTRA OPINIÓ

Imatge de complement
BEN EMBOLICAT EN PLÀSTIC... MÉS HIGIÈNIC O MÉS PERILLÓS?

D'ençà que s'utilitza el plàstic per guardar i protegir els aliments, tots pensem que hem guanyat en higiene. El que es comença a conèixer ara és que, si bé el plàstic ajuda a protegir i conservar els aliments, en canvi no està protegint la nostra salut. El plàstic no és un material transparent i innocu, que només té mala premsa per les seves repercussions a nivell ecològic, però que no afecta la nostra salut. És el que ens han fet creure, però, sorpresa!, per fer el plàstic s?utilitza una gran quantitat de productes químics i, aquests productes passen als aliments i d'ells al nostre cos.

Abordarem la qüestió, a partir de dos articles en castellà, publicats per "Residuos Profesional" i dels que hem extret directament alguns fragments que ens donen una idea general d'una situació que ens ateny a tots

El plástico es práctico, barato e increíblemente popular. Cada año se producen más de 350 millones de toneladas en todo el mundo.
 
El pasado mes de marzo, un grupo de científicos de renombre publicó una Declaración que alarmó sobre los miles de productos químicos utilizados en los envases y otros tipos de materiales en contacto con los alimentos. La declaración destaca que, dada la capacidad de estos productos químicos (muchos de los cuales son peligrosos) a migrar del envase al alimento, su uso continuo está poniendo en riesgo la salud humana.

Una investigación realizada por la Fundación Rezero y Zero Waste Europe ha encontrado en el cuerpo humano sustancias químicas peligrosas asociadas al envasado de alimentos. La investigación ha analizado muestras de orina para detectar la presencia de sustancias químicas comúnmente utilizadas en envases de plástico de un solo uso para alimentos, y que se asocian al cáncer y enfermedades cardiovasculares, además de afectar el sistema inmunológico y reproductivo.

Esta investigación se suma a una creciente preocupación científica respecto a la exposición constante de los consumidores a sustancias químicas peligrosas a través de envases de alimentos de un solo uso, especialmente plástico, y vincula esta exposición a una serie de enfermedades.

Estos plásticos contienen una enorme variedad de sustancias químicas que pueden ser liberadas durante su ciclo de vida, incluyendo aquellas que suponen un riesgo significativo para las personas y el medio ambiente. Sin embargo, sólo una pequeña proporción de las sustancias químicas contenidas en los plásticos se conoce públicamente o se ha estudiado en profundidad.

El equipo identificó unas 10.500 sustancias químicas en el plástico. De las 10.500 sustancias identificadas, los investigadores clasificaron 2.480 (el 24%) como sustancias potencialmente preocupantesLos investigadores identificaron como problema principal la falta de transparencia de las sustancias químicas en los plásticos y la dispersión de las fuentes de datos.

El biólogo marino Manu San Félix también lanzó una reflexión al respecto: "Las personas compran algo con plástico porque piensan que está más limpio; pero hay una suciedad invisible tóxica que directamente ingerimos. Sin saberlo se están presentando los alimentos en plástico y en vez de ayudarnos, nos están envenenando"

Joan Marc Simón, director de Zero Waste Europe, apuntó que "No nos vale la sustitución del plástico por otro material, sino la implantación de la reutilización de envases como el vidrio que, a lo largo de los años, ha demostrado ser el más estable"
 
A principios de este año, la Comisión Europea se comprometió a proponer una revisión de la legislación de la UE sobre materiales en contacto con alimentos para fines de 2022. La legislación actual está desactualizada, es insuficiente e inadecuada, y se reconoce ampliamente que está fallando en su trabajo de proteger la salud humana en toda Europa.

Ahora mismo está en debate la reforma de la Ley estatal de Residuos y, entidades ecologistas, científicos y representantes de todos los sectores han pedido al Gobierno la introducción de las siguientes medidas:
  • Que los productos de consumo no contengan sustancias ni aditivos perjudiciales para la salud humana ni los ecosistemas.
  • Que penalice inmediatamente los plásticos de usar y tirar, tanto por el mal que causan al medioambiente como por el daño que le hacen a nuestra salud.
  • Que garantice a la ciudadanía el acceso a los envases reutilizables en los comercios y supermercados. 

Que priorice la información y la transparencia para que todos conozcamos la trazabilidad de los compuestos químicos y la composición de los plásticos que entran en el mercado. 

(a l'annex hi podeu trobar una transcripció de l'artícle publicat a Residuos Profesional)